Sensación es lo que ha causado la portada de la revista Elle de este mes de diciembre. Y claro, teniendo a Sara Carbonero como protagonista era bastante predecible. La periodista sale bellísima en la publicación que vuelve otro año más a envolver de joyas Swarovsky a un rostro conocido. “Tiene una piel, una nariz y un corte de cara que hacen que todas las fotos sean muy especiales”, ha afirmado el fotógrafo. Aunque la producción fue un domingo y muchas horas, como ha contado Sara Carbonero, le encantó la iniciativa y se sintió “muy mimada” por todo el equipo de Elle.

Y es que con esta portada, la periodista ha querido respaldar la campaña «Ahora más que nunca», con la que la Cruz Roja desea ayudar a las personas que se han visto en situaciones de extrema vulnerabilidad debido a la crisis. Para ello, la novia de Iker Casillas se desnuda por dentro y por fuera en una entrevista profunda en la que habla abiertamente sobre diferentes aspectos que atañen a su vida privada como su familia, su pareja, las diferentes polémicas que rodean su trabajo y la fama, quizá el aspecto de su vida que menos le gusta.

Una Sara Carbonero despojada de toda prenda y vestida simplemente con lujosos cristales de Swaroski que dan forma a una lluvia de estrellas sobre su espalda. Y es que nunca antes el lujo había sido tan solidario.